16 de marzo de 2020

GURITOS POR EL MUNDO. LISBOA

Aprovechando que estamos todos encerrados y que tendréis más tiempo para leer, hoy publico un post un poquito más largo. 
Además, hoy viene genial un post de Guritos por el mundo, para que viajemos un poquito sin salir de casa y vayamos pensando en los súper planes que haremos cuando esto se acabe. 
Así que ahí va mi reportaje de Guritos por el mundo en Lisboa. Fuimos allí en mayo del año pasado. Hacía tiempo que no íbamos y teníamos muchas ganas de volver. Desde luego que me parece un destino súper recomendable. Está bastante "a tiro" de muchas partes de España, es una ciudad bonita, está bien de precio y encima está al ladito de la playa.

Lo primero que hicimos fue ir de excursión por la costa. 
Visitamos la boca del infierno. Es un conjunto de formaciones rocosas de caliza, erosionadas por el mar durante siglos, en las que el agua ha formado cavidades por donde se cuela el agua provocando un sonido infernal-de ahí su nombre. 
Y después nos fuimos al Cabo de Roca, el punto más occidental de Europa.
El día era espectacular, así que hicimos un parada en la playa de tamariz, en Estoril.
Estoril y Cascais están comunicados por un agradable paseo marítimo, así que por la tarde nos fuimos a conocer Cascais, un pueblito con mucho encanto. 
Mirad qué mono su faro.
En el parque municipal de Cascais nos encontramos mogollón de gallos, que como sabéis es el animal de Portugal y un signo del país.
Al día siguiente hicimos un free-tour por la ciudad. Empezamos en la baixa chiado. Es el barrio de la literatura. Uno de los escritores más famosos de Lisboa fue Fernando Pessoa. 
La guri-mariquita se hizo una foto con él en la terraza del café A Brasileiro, un famoso café donde se reunían los escritores de la época y que aún conserva el aspecto de entonces. Como curiosidad, en él se rodaron escenas de la serie el tiempo entre Costuras. 
Como os he contado nos encontrábamos en el barrio de las letras. Aquí se encuentra la que dicen es la librería más antigua del mundo (sobrevivió al terremoto de Lisboa de 17...).
En esta zona también nos hablaron de la calzada portuguesa. Se usa material blanco para reflejar bien la luz (a Lisboa la llaman la ciudad de la luz) y con material negro se hacen mosaicos. 
La mariquita se fotografió en uno que le pareció muy curioso: es una caricatura de Fernando Pessoa, con su gorro y sus gafas. Por lo visto, el escritor tan sólo firmó 4 libros con su nombre. Al morir aparecieron muchísimos más libros escritos por él, pero se inventaba autores para ellos. Hay más de 400 personajes creados por Pessoa como escritores de sus libros. 
La calzada portuguesa en la que se fotografió la guri-mariquita es una cenefa de muchas caricaturas de Fernando Pessoa, que quiere representarle a él y a todos sus personajes. 
La calzada portuguesa se usa también para publicitar comercios y se ha modernizado hasta el punto de convertirse en código QR.
Un sitio muy típico de la baixa chiado es el elevador de Santa Justa. Como consejo, contaros que en vez de hacer la larga cola y pagar por subir, podéis dar un paseo y acceder a la pasarela que está al lado sin colas y sin pagar.
Nuestro tour nos llevó por varios sitios interesantes del baixa chiado y del barrio de la pombalina.
En el barrio de la pombalina la guri-mariquita se fotografió en las míticas plazas de el Rossio y el Comercio. 2 sitios de lo más animado.
Después de mucho paseo nos ganamos una buena comida. No podíamos irnos sin tomarnos un rico bacalao.
Por la tarde estuvimos recorriendo los barrios de la Graça y la Alfama. Barrios con mucho encanto y llenos de cuestas y escaleras (chungillos para ir con carro, jiji). 
Mirad qué bonitas las vistas desde el mirador de Graça. 
Uno de los símbolos de Lisboa es el tranvía 28 que recorre la Alfama acabando en el barrio de Graça.
En la Alfama la guri-mariquita de fotografió con una casa de azulejos, muy típica de la zona (a ver si la encontráis). 
Y además vimos la Catedral de Lisboa. En la foto de la catedral, podéis ver algún tuc-tuc. Se han puesto de moda en Lisboa para hacer rutas turísticas.
Al siguiente día, nos fuimos a la zona de Belem. Visitamos la torre de Belem, el Monumento a los Descubridores y el Monasterio de los Jerónimos. 
Tanto la torre de Belem como el monasterio son monumentos que sobrevivieron al terremoto de Lisboa.
Desde el monumento a los descubridores las vistas del monasterio son preciosas. Y el monasterio es una pasada.
Junto al Monasterio se encuentra la tienda de pastelitos de belem. Y por supuesto, no nos resistimos a ellos. ¡Deliciosos! 
Y con este buen sabor de boca, termino mi reportaje de Guritos por el mundo en Lisboa. Espero que os haya gustado. 
Solo me queda mandaros mucho ánimo para estos días de encerramiento. ¡Lo estamos haciendo GENIAL! 
#YOMEQUEDOENCASA

No hay comentarios:

Publicar un comentario