20 de enero de 2014

GURITOS POR EL MUNDO 24. ROMA

Estos GURITOS se han animado a viajar también en invierno y su último destino ha sido Roma, la ciudad eterna. Se la conoce así, porque en ella el tiempo parece haberse parado hace siglos. Sus monumentos y los restos de sus imponentes edificios hacen que un paseo por sus calles sea como un viaje por el tiempo.

Como yo personalmente he llevado a los GURITOS, tengo mucho que contar. En primer lugar, deciros que aunque solo vais a ver una GURITA en las fotos, también vino de viaje un PAJAROTO, pero echó a volar antes de ser fotografiado. Espero que sea feliz en Roma...

En nuestro primer día en Roma visitamos el coliseo, un espectacular edificio de casi 2.000 años, que desde 2007 está considerado uno de las 7 Maravillas del Mundo Moderno. Durante más de 5 siglos se empleó para espectáculos de fieras, batallas de gladiadores y representaciones de batallas.
Al ladito del coliseo y con la misma entrada se visitan el monte palatino, la más céntrica de las 7 colinas de Roma y una de las partes más antiguas de la ciudad, y el foro romano, que era la zona en la que se desarrollaba la vida pública y religiosa en la antigua Roma. Me parecieron impresionantes. 
Nuestra siguiente parada fue la plaza de Venecia, llena de ruinas y monumentos, como la Columna de Trajano. La GURITA se fotografió delante del Monumento a Víctor Manuel II.
Continuamos nuestro paseo hasta la Fontana de Trevi, la fuente más bonita y grande de Roma. Poco puedo decir de ella, te deja sin palabras,  tan grande, tan encajonada, tan llena de gente...El mito de la Fontana de Trevi dice que si echas una moneda, volverás a Roma, si echas dos  monedas, encontrarás el amor con un/a atractivo/a italiano/a, y si echas tres monedas, te casarás con la persona que conociste (nosotros echamos una cada uno, claro). Como dato curioso, deciros que cada año se sacan aproximadamente un millón de euros de la fuente y que desde el año 2007 este dinero se usa con fines benéficos.

Este día la GURITA no quiso hacerse más fotos (aunque por supuesto, nosotros seguimos paseando).
Al día siguiente hicimos un free tour. Para los que no los conozcáis,  estos tours son unas visitas guiadas gratuitas (la voluntad). No tienes que reservar ni nada, a la hora indicada te plantas en el punto de encuentro y a correr! Era la primera vez que nos apuntábamos a un tour de esos y la verdad es que están genial, aprovecho para recomendároslo. Tuvimos la mala suerte de que el guía español estaba malito y tuvimos que hacerlo en inglés (pero como somos tan listos....).
Nuestro punto de encuentro era la Plaza de España. Su nombre se debe a la ubicación de la embajada española ante la Santa Sede en dicha plaza desde el siglo XVII. 


Tras atravesar las calles con las tiendas más exclusivas de Roma, como la vía dei Condotti, y otros puntos de interés,  como la vía del Corso y la Plaza Colonna, llegamos al Panteón de Agripa, una de las obras maestras de la arquitectura de Roma y el edificio mejor conservado de la ciudad. Como curiosidad, deciros que es la única Iglesia de Roma que pertenece al estado de Italia y no al Vaticano.
El free tour continuó por la Plaza Navona hasta atravesar el río Tiber y llegar al Castillo de San Angelo, una fortaleza situada a escasa distancia de la Ciudad del Vaticano. A lo largo de su historia ha cumplido diversas funciones: mausoleo, edificio militar o refugio de Papas. Curiosamente en el año 1277 se construyó un corredor fortificado de 800 metros que conectaba el castillo con la Ciudad del Vaticano para que el Papa pudiera escapar en caso de que se encontrara en peligro. 

El free tour terminó en el Vaticano. Se trata del estado más pequeño de toda Europa. Para haceros una idea, comentaros que tiene tan sólo 0,44 km cuadrados y una población de menos de 1.000 habitantesVisitamos los museos vaticanos, los segundos más visitados del mundo, después del Louvre, y los más valiosos del mundo) y la Capilla Sixtina, considerada la obra maestra de Miguel Ángel, que tardó 4 años en pintar la bóveda. Realmente ese techo es una maravilla!
Cuando salimos de la Capilla Sixtina, fuimos a visitar la Basílica de San Pedro. Como veréis, ya era de noche. 
En San Pedro, la GURITA se fotografió junto a La Piedad de Miguel Ángel.
La siguiente parada de este día agotador fue la Plaza Navona. Sin duda lo que más llama la atención de esta plaza de estilo barroco, son sus tres fuentes. Por Navidad tiene instalado un mercadillo que tengo que reconocer que me decepcionó. Más que mercadillo navideño, parecía una feria... solo faltaba el perrito-piloto.

Paseo hasta el hotel y a coger fuerzas para el siguiente día. 
Nuestros pies estaban destrozaditos, así que este día decidimos coger el bus turístico. Como en Roma hay tanto turismo,  la verdad es que la oferta es amplia y los precios no están del todo mal.

Volvimos al Vaticano porque el día anterior no nos dio tiempo a subir a la cúpula de la Basílica de San Pedro. No caímos en que como era domingo y todos los domingos sale el Papa por una ventana a rezar el Angelus, había más gente que en la guerra. Ya que estábamos allí, nos chupamos la cola y subimos a la cúpula. Hay que reconocer que la cola y la claustrofobia vivida para llegar arriba, mereció la pena. Sino, mirad qué vistas. 
Después del Vaticano, hicimos el recorrido en el bus hasta la zona del Circo Massimo. En este circo romano se realizaban distintas competiciones, entre las que destacaban las carreras de carros. Los corredores se jugaban mucho más que su prestigio, ya que muchos de ellos eran esclavos luchando por su libertad. Muy cerquita está la iglesia con la Boca de la Verdad, una enorme máscara de mármol de la que se cuenta que mordía la mano de aquel que mentía. Según cuenta la leyenda un marido que desconfiaba de su esposa la llevó ante la Boca de la Verdad para comprobar su fidelidad. La mujer reaccionó fingiendo su desmayo y su amante la recogió en sus brazos. Después de esto, la mujer juró ante la Boca de la Verdad que sólo había estado entre los brazos de su marido y del hombre que acababa de recogerla.
A la GURITA le hubiera gustado fotografiarse con ella, pero había mucha cola (y por hoy, ya era suficiente de colas), así que continuamos nuestra visita y fuimos al barrio del Trastévere. Un barrio lleno de encanto con aire bohemio y tranquilo y donde esta la Basílica de Santa María del Trastévere.
Tras un paseo y una visita al Mercado de Trajano, el primer centro comercial cubierto de la historia, y la Plaza del Capitolo, donde se encuentra el Ayuntamiento de Roma, nos tomamos un rico helado junto a la Fontana de Trevi y dimos por finalizado este día.
Nuestro último día en Roma, lo dedicamos a ver alguna cosa que nos quedaba pendiente como la Plaza del Popolo y la Plaza del Quirinale, y repetir los lugares más bonitos, como las Fontana de Trevi y la Plaza de España. La GURITA aprovechó para fotografiarse con un típico y rico latte machiato y con un típico y delicioso plato de spaguetti a la carbonara.

Como siempre, lo hemos pasado genial. Seguramente la mayoría, conoceréis Roma, pero los que lo tenéis pendiente, no dejéis de ir, porque es un lugar precioso.

4 comentarios:

  1. Que buena guia para cuando yo vaya. Genial el post. Beso

    ResponderEliminar
  2. pues me acuerdo de muchas cosas de cuando fuimos a Roma!
    que guay volver con los guritos
    besitos

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya pedazo de tour que se ha pegado la GURITA!. ¡¡¡Que envidietas!!!. Yo soy de las que lo tiene pendiente....¡A ver cuando puedo escaparme!. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no puedes perdértelo! Gracias por comentar!

      Eliminar